Algunos cielos y caminos en Chiapas

Fotocrónica de Tania Poso

(México, 1987)

@taniesucca

 

El 2016 fue un año de cambios radicales y fuertes para mí, cambió mi estatus a desempleada, des-comprometida después de 2 años de relación e hija de casa, ya que volví a mi terruño, San Cristóbal de las Casas (SCDLC), Chiapas.

 

Por estas obvias y mundanas razones me sentía triste y decepcionada de la vida, de mi vida.

 

Regresando a Chiapas, las bondades de lo familiar y conocido empezaron su sanadora labor. Tomé la decisión de no tomar ninguna decisión sobre mi futuro y dejar que el tiempo hiciera algo al respecto (¿curar?, ¿mejorar?, ¿empeorar? no sabía) y que el destino me dijera: «tienes que hacer esto o aquello».

 

Por esas épocas, mi ahora mejor amigo en SCDLC comenzó un nuevo trabajo como auditor de apoyos económicos en comunidades, por lo que empezó a conocer localidades muy escondidas de nuestro Estado. Aprovechando el tiempo libre que me sobraba y que a él no le apetecía viajar solo, nos pusimos de acuerdo para emprender viaje juntos.

 

Así que el 29 de noviembre comenzamos la gira; visitamos 39 localidades, el GPS nos marcó 3,358 km en 121 horas con 14 minutos… y sólo puedo decir que han sido las medidas y números necesarios y exactos para que mi corazón se sintiera feliz de nuevo.

 

Ver y conocer a gente tan diversa, paisajes arrebatadora y salvajemente bellos, sudar de pánico y nervios al no encontrar las comunidades, o gente, o señal de GPS; contemplar el cielo estrellado de lugares alejados de las ciudades y carentes de servicios, y saber que quienes habitan allí han hallado la manera de vivir y ser felices, me hizo deshacerme de esa capa egoísta que nublaba mi corazón y apreciar lo que sí vale la pena en el mundo.

 

Así que les comparto unas poquitas fotografías de algunos cielos y caminos en Chiapas. Por desorganizada no sé el nombre de todos los lugares, una disculpa.

 

Realmente les comparto poquitas fotos y sólo de los paisajes, por respeto tanto al trabajo de mi amigo, como a la bonita gente que conocimos y nos ayudaron y que explícitamente solicitaban o no fotos, o no compartirlas públicamente…

 

PD. Ahora ya estoy empleada de nueva cuenta, en una organización de apoyos al campo, vivo separada de mi familia pero lo suficientemente cerca cada que los necesito. Sigo soltera, o bueno, más o menos, pero esa es otro cuento, que a lo mejor algún día les cuente.

 

PD2. El último viaje al que acompañé a mi amigo fue en febrero 16 de este año, él actualmente sigue dando vueltas por el Estado, pero ya sin tanta prisa, y nuestra amistad en serio que se hizo fuerte.

 
 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

Foto: Tania Poso

 

 

Eterna enamorada de viajar, el cielo, las nubes, las estrellas, las sonrisas y lo efímero que no se puede capturar con precisión más que en la memoria. A Tania Poso le gusta contar historias aunque ella diga que no sabe hacerlo. Mera chiapaneca, arrecha de corazón.