Sin-ismo

De las perspectivas: de Rashomón a Spiderman, homecoming

Rober Díaz (Oaxaca, 1982, Escritor)

@betistofeles

 

Sobre Rashomon

 

Akiro Kurosawua (1910-1998) ha sido el cineasta más importante del siglo pasado que Japón haya visto. Fue acusado por sus contemporáneos de ser el más americano de los directores japoneses del cine de la posguerra. Su película Rashomón —con la que ganó El oso de oro del festival de cine de Venecia en 1951 y también en el mismo año un Oscar a la mejor película extranjera— se convirtió a la postre en todo un icono dentro del cine. Se denominó como “efecto Rashomón” a la manera en la que se cuenta un mismo suceso desde varias perspectivas.

 

Rynosuke Akutagawa (1892-1927) fue un cuentista que se suicidó a la edad de 35 años, dejó tres hijos y vivió asustado bajo la sombra de la esquizofrenia que su madre tenía y creía había heredado; fue considerado un innovador en su tiempo. Su relato, En el Bosque escrito en 1915 sería adaptado al cine por Kurosawa para realizar su película Rashomon.

 

Rashomón

 

La historia trata sobre el asesinato de un samurái que acompañado por su esposa camina por el bosque; el asesino se hace llamar Tajomaru, un ladrón faunesco iluminado por la locura, el frenesí y la lujuria que hace se mueva irracionalmente a lo largo del largometraje.

 

La película empieza con un enfoque hacia las tejas del antiguo templo de Rashomon que es una puerta que ya no existe al antiguo Tokio de la dinastía Heían en el medioevo; un leñador y un monje que se guardan de la lluvia en ese templo devastado, se preguntan qué es lo que vieron un día anterior y están consternados. En ese momento aparece un hombre que vive en la calle y es cuando éstos le cuentan sobre el asesinato. A través de este montaje inicial es que el director nos cuenta con las perspectivas de cada uno de los personajes lo que ahí sucedió.

 

Sobre Spider-Man, homecoming

 

Jon Watts (1981-) es el nombre del novel y poco conocido director encargado de darle vida al sexto largometraje del héroe arácnido una vez que la franquicia ha regresado al universo Marvel. Se sabe que para lograr ser el director de la película se hizo un tatuaje en el pecho del personaje inventado en los años sesentas por Stan lee y Steve Ditko.

 

Spiderman. Home coming

 

Stan Lee es un viejo dibujante y ahora multimillonario, quien se encargó de crear un vasto universo de personajes con súper-poderes. Va a cumplir casi cien años y es una leyenda viva para los fanáticos de las historietas.

 

Solo en su primer fin de semana en las taquillas de Estados Unidos, Spiderman recaudó 170 millones de dólares. En general la crítica dice que la película es buena y los fans están muy contentos con esta versión de Spidey pues nos presenta una visión más adolescente del personaje, más cercana a toda esa generación de nerds y geeks que se identifican como jóvenes segregados en la high school por su afición a las computadoras, los gadgets y la tecnología en sí. Spiderman es un antihéroe, no por su falta de convencionalidad, más bien porque el personaje que lo encarna, Peter Parker es un niño-ñoño que adquiere poderes fantásticos.

 

Rashomón y su perspectiva múltiple

 

La película de Kurosawa tuvo una muy buena acogida por la crítica internacional. Sin embargo, cuando el director la propuso a diferentes estudios en aquel Japón de la posguerra —ese mismo Japón con el ánimo por los suelos pues acaba de recibir dos embates atómicos y las bases norteamericanas yacían regadas por su territorio como resultado de haber perdido la guerra— fue rechazada por compleja y poco accesible.

 

Jhon Wats se hizo un tatuaje de Spiderman para destacar sobre los otros directores quienes también pretendían llevar a la pantalla grande esta nueva secuela.

 

Rynosuke Akutagawa tomó Veronal para practicar suicidio, en la última parte de su vida se dedicó a hablar sobre las alucinaciones y pesadillas que padecía.

 

 

Spidey y su perspectiva múltiple

 

Las salas de cines están abarrotadas, en su mayoría, por jóvenes que como el director, rondan los 30-35 años. Son parte de una nueva generación llamada Millenial. Están contaminados por una falsa sensación de seguridad y perpetuidad. Son los abuelos quienes recuerdan las guerras, sus padres la reconstrucción, ellos, las crisis pero también la fortificación de la tecnología y con ella la falsa idea de un estado de bienestar que los mantiene desarmados ideológicamente. Pueden rechazar cualquier imposición, no desacatando a quien pretenda imponer algo sino simplemente ignorándolo.

 

Las salas de cine no son aún aquella mezcla de experiencia sensorial que se imaginó Aldous Huxley en Brave New World, sino un teatro a donde las multitudes acuden para distraerse de las rutinas cotidianas. Las nuevas tramas de súper héroes nos ha sido entregada por capítulos, la visión de todo un universo depende de la suma de cada uno de ellos. Cada película puede sobrevivir sin la otra; sin embargo si se busca el conocimiento del producto final, es necesario acudir por lo menos cada 4 meses al cine para ver una parte de otra parte que se sigue contando.

 

«Marvel divide sus películas en macro-arcos argumentales semicohesivos llamados Fases…Si todo sigue lo previsto, y las películas de superhéroes no dejan de ser impresoras de dinero, la Fase 4 de Marvel llegará hasta 2028, incluyendo alrededor de 20 películas distintas a un ritmo de 2 ó 3 al año.» (Hipertextual)

 

Cosas que no conocías de Kurosawa

 

Era descendiente de Samurais.

Fan de Godzilla.

Adoraba al actor John Ford.

No era cineasta sino pintor.

 

Kurosawa


Parte de la nota de suicidio Rynosuke Akutagawa

 

«Nosotros los humanos, siendo animales humanos, tenemos un miedo animal a la muerte, la así llamada vitalidad no es otra cosa que fuerza animal. Yo mismo soy uno de esos animales humanos. Mi sistema parece gradualmente haberse liberado de esa fuerza animal, teniendo en cuenta el poco interés que me queda por el alimento y las mujeres. El mundo en el que estoy ahora es uno de enfermedades nerviosas, lúcido y frío. La muerte voluntaria debe darnos paz, si no felicidad. Ahora que estoy listo, encuentro la naturaleza mas hermosa que nunca, paradójico como suene. Yo he visto, amado, entendido mas que otros, en ésto tengo cierto grado de satisfacción, a pesar de todo el dolor que hasta aquí he soportado.»

 

P.D. a John:

 

John Wats se hizo un tatuaje de Spiderman en el pecho y no se sabe a ciencia cierta, pero al verlo Stan Lee decidió que él era el indicado para dirigir su película…

 
 

Escritor hiperrealista que vive a salto de mata entre Oaxaca y la Ciudad de México. Rober Díaz odia la pizza pero ama la pornografía. Colabora en distintos medios y es adicto a los barbitúricos.